Piso flotante

A la hora de construir existe una amplia variedad de recubrimientos para pisos. Uno de ellos es el piso flotante que se convierte en una gran alternativa para los ambientes del hogar y una práctica opción.

Los pisos flotantes son cálidos, fáciles de mantener y aportan una elegancia única a cualquier ambiente. Se trata de un revestimiento que puede ser de material como el aglomerado que se coloca sobre diversas superficies secas, firmes y planas. Estos pisos pueden colocarse sobre maderas existentes, baldosas y pisos cerámicos, reduciendo su costo de restauración ante daños y permitiendo un piso más cálido y llamativo.

Los pisos flotantes de aglomerado son láminas de madera para uso interior, e incluso, se puede poner en escaleras con sus respectivos accesorios. No debe ser puesto de pared a pared
porque el piso necesita respirar y se debe dejar de espacio con la pared, aunque sea 5 mm y el espacio al contorno se puede cubrir con una barredera.

De igual manera el piso flotante está disponible en distintos materiales como vinil, bambú y teca.