Revoque de Color

Se trata de un empaste de cemento de entre 3 y 5mm de espesor, aplicable sobre paredes y pisos de cualquier tipo. Este recubrimiento puede ser usado para exteriores sobre cemento e interiores y se obtienen los mismos resultados. El acabado del producto es rústico para aquellos lugares donde se quiera dar una diferencia de terminado en paredes sin necesidad de enlucir, estucar, ni pintar. Además, su instalación es rápida con hasta 30 m2 por persona al día.

El revoque de color se aplica sobre paredes o muebles donde se quiera dar un acabado con textura.

Dentro de las ventajas del uso del revoque de color destacan la amplia variedad de colores ya que está disponible en 20 tonalidades claras y oscuras. También existe la posibilidad de mezclar entre ellos y crear nuevos colores. (Colores en tonos especiales requeridos en función del proyecto).

En muchos de los casos el revoque de color puede ser aplicado sobre ladrillo, bloque sin necesidad de enlucir si las juntas están niveladas. Existen dos tipos de acabado del producto y puede ser satinado y mate.